Inicio Empresas Los Puertos de carga argentinos operan al 50%

Los Puertos de carga argentinos operan al 50%

Compartir
La construcción de las dos terminales de contenedores del puerto La Plata se alza como la obra de mayor importancia para la región que incluye a la capital provincial y suma a Ensenada y Berisso.

El movimiento comercial en los puertos de carga locales comienza a mostrar algunos signos de recuperación.

Durante 2016, el movimiento alcanzó el 1,4 millón de TEUS (Twenty-foot Equivalent Unit, es decir, container de 20 pies), sobre una capacidad instalada de 3 millones de TEUS. Ese año, la ocupación del sector alcanzó el 46,6 por ciento.

El año pasado, esa variable se elevó al 50% y para 2018 las proyecciones son aún más optimistas. Se estima que se moverá 1,7 millón de TEUS y la ocupación se ubicará en 56 por ciento.

Las principales terminales que operan con contenedores son la de Buenos Aires -con una capacidad de un millón de TEUS-; Dock Sud; Zárate; Rosario y La Plata. El puerto que se encuentra el sur del Gran Buenos Aires es el que tiene mayor actividad, seguido de cerca por la terminal 4 del puerto porteño, APM Terminals. No obstante, el que derriba el promedio de ocupación es el de La Plata, un complejo que fue inaugurado en 2015, que cuenta con una capacidad de 450.000 TEUS pero que está totalmente paralizado desde sus inicios.

«Es un departamento a estrenar, pero vacío», aseguró el vicepresidente de TecPlata, Eduardo Zabalza, como metáfora para ejemplificar lo que sucede en el muelle ubicado en Berisso. Es que, según confirman sus dueños, luego de una inversión privada de u$s450 millones, el Gobierno nunca cumplió con la promesa de terminar los tres kilómetros de la autopista Buenos Aires-La Plata para unir el acceso con la terminal portuaria.

Justamente, esa decisión estatal genera pérdidas de u$s7,5 millones anuales a la empresa que pertenece al grupo filipino International Container Terminal Services ICTSI.

En ICTSI aseguran que este año, en una reunión que tuvieron sus máximos ejecutivos con el presidente Mauricio Macri; el ministro de Transporte Guillermo Dietrich y la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, les habían asegurado que iba a ser el Gobierno quien pagaría por las tareas, que tienen un costo de u$s65 millones.

Incluso, a principios de año las obras se habían reanudado pero en agosto volvieron a detenerse. Zabalza aseguró que ahora desde la compañía están atentos para «ver cómo queda en el plan de reasignación de gastos del Presupuesto».

El ejecutivo afirmó que «siendo optimistas, hay 50% y 50% de posibilidades», aunque sostuvo que «no digo que no se va a hacer nunca, pero con el nuevo plan económico se puede complicar».

El panorama a principio de año parecía más alentador. Con las obras del Paseo del Bajo en marcha para conectar las autopistas Illia y Buenos Aires-La Plata, la empresa creía que habría un mayor interés en el puerto ubicado en Berisso.

No obstante, por las turbulencias económicas, Zabalza considera que «habrá una caída en el corto plazo por un enfriamiento en la actividad económica y la devaluación».

Afuera de la Ciudad

Las concesiones del puerto porteño finalizan entre principios de 2019 y mitad del 2020, y desde TecPlata aseguraron que esto podría ser un puntapié para desatomizar gran parte del negocio que hay en la Ciudad.

Es que según explicaron, la zona de La Plata es más eficiente que el Norte. Por un lado el acceso naútico es mejor, ya que el amarre y la salida del buque son más dinámicos. Además, entrar al puerto de Buenos Aires requiere un peaje más, lo que supone un gasto de entre u$s10.000 y u$s15.000, según el caso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here