Compartir

En un juicio exprés, los choferes que detuvieron la marcha del Paseo del Bajo para sacarse una selfie fueron condenados a entre cinco y ocho días de tareas comunitarias y entre uno y dos meses de inhabilitación para conducir.

La Fiscalía N° 35 a cargo de Celsa Ramírez investigó el caso, que involucra a los choferes Walter Daniel Varela y Axel Nahuel Annabring, que el 28 de agosto se fotografiaron en el flamante paseo porteño destinado exclusivamente a tránsito pesado.

“A través de la investigación que se llevó a cabo fue posible establecer que el nombrado Varela ya había llevado a cabo esta conducta en una ocasión anterior, el pasado 3 de agosto”, informa el Ministerio Público Fiscal de la CABA.

La actividad ilícita desplegada por los acusados resultó constitutiva de la conducta prevista en el art. 83 del código Contravencional. En ese mismo acto procesal, se los condenó mediante la celebración de un acuerdo de juicio abreviado, a la pena máxima prevista por la norma, con las penas accesorias de realizar curso de educación vial y la inhabilitación para conducir, exponen fuentes oficiales.

Varela deberá cumplir ocho días de trabajos de utilidad pública y no podrá conducir por dos meses, mientras que Annabring deberá realizar cinco días de tareas públicas y tendrá impedido el manejo por el término de un mes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here