Compartir

La Mitad +1, República de La Boca y 1905 son los nombres elegidos para las tres etiquetas de esta colección que presentó una bodega mendocina

Durante los últimos años vimos muchos proyectos vitivinícolas que buscaron plasmar en una botella alguna de las tantas pasiones locales. A la hora de unir futbol y vinos, sin embargo, los lanzamientos fueron fugaces y hoy pocos se acuerdan de ellos. Pero este año, el Club Atlético Boca Juniors se propuso cambiar la historia con tres exclusivas etiquetas.

Para esto, contactaron a los hermanos Héctor y Pablo Durigutti, dos reconocidos winemakers mendocinos cuyas creaciones son mundialmente reconocidas. De este modo, Durigutti Family Winemakers y Boca Juniors cerraron un acuerdo para desarrollar una línea de vinos de alta gama que todo xeneize de ley querrá descorchar y atesorar para ocasiones especiales.

Nace así un proyecto que une dos indiscutidas pasiones locales que representan a Argentina en el mundo y se apoya en valores fundamentales como el amor por lo que se hace, tradición, riquísimas historias futboleras y de vino, sentido de pertenencia por el lugar de dónde venimos, orígenes inmigrantes comunes, inserción cotidiana en la vida de nuestra gente y apertura al mundo.

Durigutti Family Winemakers, la bodega mendocina de los reconocidos enólogos Héctor y Pablo Durigutti, cerró un acuerdo con el Club Atlético Boca Juniors para desarrollar y lanzar, en conjunto, una nueva línea de vinos. 

«Este proyecto une pasiones argentinas y marcas que nos identifican en el mundo. El resultado es una colección de vinos diseñada exclusivamente para el Club con tres etiquetas para disfrutar distintas cepas de nuestra bebida más emblemática», explicaron desde la bodega, para luego agregar que «el vínculo se apoya en pilares fundamentales que respetan valores semejantes: amor por lo que se hace, tradición, riquísimas historias futboleras y vitivinícolas, sentido de pertenencia por el lugar de dónde venimos, orígenes inmigrantes comunes, inserción cotidiana en la vida de nuestra gente y apertura al mundo como embajadores de la Argentina».

Las nuevas etiquetas son La Mitad +1, República de La Boca y 1905. «Una forma de asociar los vinos con algunos de los máximos símbolos que representan el sentimiento xeneize, cada uno con características distintivas, pensados no solamente como vinos para atesorar sino también para disfrutar en cada momento de la vida», señalaron desde la bodega. 

Se trata de un tradicional Malbec joven mendocino, expresivo, «que representa a la gente, la unión y la fuerza», con uvas seleccionadas de los mejores viñedos con mucha identidad del valle de Luján de Cuyo, explicaron desde Durigutti Family Winemakers. 

«Un histórico Malbec de guarda con profundo orgullo por el lugar de procedencia, Luján de Cuyo. El mismo orgullo de un barrio, forjado por gente humilde y trabajadora», acotaron. 

«La elegancia hecha vino. Un blend de alta gama de Cabernet Franc, Petit Verdot y Malbec, de partida limitada (3000 botellas). Un homenaje a las raíces, con viñedos plantados hace más de 100 años, en la misma época fundacional en la que Boca sentaba sus bases para convertirse en uno de los íconos del fútbol mundial», plantearon. 

«La admiración global por el fútbol que jugamos y el producto que hacemos es otro de los aspectos que nos vinculan: así como hay un prestigio internacional de la camiseta, también existe un reconocimiento creciente por la calidad de una bodega que elabora y exporta vinos de alta gama», concluyeron desde la bodega. 

La Mitad +1 Malbec 2018 ($500). Es un Malbec joven procedente de Luján de Cuyo que recibe un breve crianza en barricas de primer y segundo uso. De color violáceo profundo y brillante, propone una aromática frutal de ciruelas negras y cerezas sobre tonos balsámicos. En boca en sabroso con cuerpo medio, taninos jugosos y final prolongado con dejo frutal.

República de La Boca Malbec 2017 ($1200). Malbec de guarda elaborado con uvas de un viñedo histórico de Luján de Cuyo y criado por 14 meses en barricas de roble francés. Violáceo brillante con aromas de frutos rojos confitados como cerezas y ciruelas con dejos de especias dulces y leve tostado del roble. Al paladar es jugoso y aterciopelado con sabor frutal firme. Taninos vigentes que definen carácter y un final largo.

1905 Blend, 2016 ($2500). Edición limitada de 3000 botellas elaborado con uvas provenientes de un viñedo centenario de Luján de Cuyo que combina Cabernet Franc, Petit Verdot y Malbec. Criado 24 meses en barricas de roble francés. Rojo violáceo con tonos rubí, aromáticamente sobrio con impronta de la crianza que suma tonos ahumados y de especias dulces. Los frutos rojos se aprecian nítidos. En boca es caudaloso con sabor frutal definido. Taninos firmes que sirven de columna vertebral para una crianza prolongada. Un gran vinos para atesorar en la cava


Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here