Inicio Empresas Un Puerto accesible para los vecinos

Un Puerto accesible para los vecinos

Compartir

Con paseos públicos, murales y más servicios buscan que el Puerto sea accesible para los vecinos. Están interviniendo artísticamente las areneras de la Dársena F y harán dos pasarelas con miradores al río.

Suele repetirse que Buenos Aires le da la espalda el río, y esa frase es tan cierta como otra: el Puerto también le da la espalda a Buenos Aires. Aunque está en el ADN de la ciudad, aunque no existiría una sin el otro, los barcos llegan y se van lejos de los vecinos. Los porteños, que por algo se llaman así, no pasean por su Puerto, les resulta ajeno. Para cambiar esa situación, el Gobierno nacional lanzó un plan de obras: con arte, paseos públicos y nuevos servicios buscarán que el complejo se vincule mejor con la ciudad. Y así lograr que ese «puerto en la puerta»realmente sea parte de Buenos Aires.

El proyecto está a cargo de la Administración del Puerto de Buenos Aires, que depende del Ministerio de Transporte nacional. Los trabajos se dividen en sectores y etapas, algunas de las cuales ya están en marcha y otras comenzarán el año entrante. También involucra inversiones privadas.

La primera intervención se está llevando adelante en la zona conocida como Dársena F, frente a la Central Puerto Nuevo. Allí hay 21 edificios que parecen abandonados pero en realidad tienen diversos usos, por ejemplo hay 15 que sirven como depósitos de la arena que llega en lanchones desde el río. En esas construcciones, y por una iniciativa conjunta con la Cámara de Areneros, el artista Bernardo Ezcurra ya comenzó a pintar murales con motivos de la flora y fauna argentina y dibujos históricos. Además pondrán iluminación LED para resaltar el lugar de noche. También la central eléctrica será iluminada de noche, como tantos otros edificios emblemáticos de la Ciudad.

Enfrente, el Puerto armará un paseo peatonal costero, con ciclovías y mobiliario urbano, que tendrá 600 metros de largo. Así, los vecinos podrán ver el río y la dársena que hasta los años ’60 funcionaba como «pista» de hidroaviones. «La idea es que todas estas intervenciones estén terminadas para fines del año que viene», comentó Ramiro López Saubidet, coordinador de Obras y Servicios del Puerto.

El segundo sector donde habrá novedades, y acaso más visibles, será el de Dársena Norte, en el extremo de Puerto Madero. Allí colocarán el mástil con una de las banderas argentinas más grandes de la Ciudad (el paño será de 8 por 6 metros), más un cartel de letras corpóreas con la leyenda «Puerto de Buenos Aires». La idea es que el lugar se convierta en una postal, en escenario para fotos de vecinos y turistas, y completarla con mejor iluminación nocturna, especialmente para resaltar a la Fragata Libertad.

Allí también se planea darle más actividad al «Patio del Puerto», el espacio para food trucks que comenzó a funcionar en octubre como emprendimiento privado: la intención es, por ejemplo, que haya espectáculos musicales de noche, para atraer más público. Claro que esta iniciativa no será bienvenida por todos: los dueños de restaurantes de Puerto Madero aseguran que este lugar los perjudica porque constituye una «competencia desleal».

No será el único aporte de privados para ese sector. De hecho hay otras dos iniciativas mucho más grandes. Según informaron en la Administración del Puerto, la empresa Buquebus construirá frente a la terminal de ferrys un complejo de oficinas, locales comerciales y hasta un hotel. En tanto, Tienda León mudará su terminal de micros hacia esa zona y hará un edificio más moderno que hasta tendrá un helipuerto para ofrecer el servicio de vuelos para llegar a Ezeiza o a Nordelta en pocos minutos, por ejemplo.

El tercer frente se obra será el área conocida como «Dique Cero». Es la franja de terreno que está junto a la dársena sur, al lado de la autopista Buenos Aires-La Plata y frente a los barcos-casino. Allí, desde la terminal de Colonia Express hacia la altura de la Usina del Arte habrá un paseo público, cuya construcción arrancará en los próximos meses y estará a cargo del Gobierno porteño, informaron en el Puerto. Además, se está estudiando para ese sector una propuesta privada para armar comercios y restaurantes en los galpones de la zona.

Todas estas iniciativas podrán avanzar en gran parte porque el Paseo del Bajo, que ya está en obra, facilitará la vinculación de la zona portuaria con el resto de la Ciudad, porque el tránsito pesado que hoy pasa por las avenidas Huergo y Madero y luego por Retiro irán a la autopista subterránea, y tendrán salidas específicas hacia el Puerto y la terminal de buses de Retiro. Además, el parque lineal que se hará sobre la autopista permitirá la vinculación peatonal y en bicicleta.

«Debemos trabajar con todos los organismos del Estado, acompañando el impulso y crecimiento del puerto federal que es de todos los argentinos”, declaró Gonzalo Mórtola, titular de la Autoridad del Puerto Buenos Aires.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here