Inicio Novedades Justicia lenta para festivales trágicos

Justicia lenta para festivales trágicos

Compartir

En cada caso los familiares de los damnificados debieron soportar procesos que no siempre dieron los resultados esperados.

Determinar las responsabilidades civiles y penales que le corresponde a los organizadores de aquellas mega fiestas trágicas de los últimos años en el país, es una tarea que la Justicia no realiza con la celeridad debida, por lo que los fallos, en la mayoría de los casos, no cumplen con las expectativas de los demandantes generando disconformidad y malestar. Entre los casos más recordados está el del show de «Divididos» en Puerto Madero, CABA, en el que dos jóvenes se electrocutaron. Diecisiete años pasaron para que los padres recibieran una respuesta a su demanda civil, en la que la Justicia porteña reconoció la responsabilidad del Gobierno de la Ciudad. Pero la respuesta a la demanda penal nunca llegó por lo que los acusados fueron sobreseídos o absueltos de culpa y cargo.

Otro caso fue el de la tragedia de Cromagnon que provocó la muerte de 194 personas. La Corte Suprema de Justicia, después de 12 años confirmó las sentencias a los 11 condenados, entre ellos los integrantes de la banda Callejeros y las personas a cargo del lugar, Villareal y Chabán y exfuncionarios porteños, que en su mayoría están en libertad.
Más de 4 años se demoró el tribunal de Casación Penal bonaerense para confirmar la condena a 9 años y 6 meses de prisión contra un joven que en 2011 arrojó una bengala en un recital de La Renga, realizado en el autódromo de La Plata, acabando con la vida de Miguel Ramírez.

También figura en este listado la tragedia de principio de año en una discoteca porteña, durante la fiesta electrónica «Time Warp» en la que murieron 5 jóvenes por efecto del consumo de drogas sintéticas. Por estas muertes, están procesados y esperan el juicio oral el abogado Víctor Stinfale y su socio Walter Santángelo, presidente de Energy Group, entre otros organizadores. En esta causa todavía no hay condenados y se sospecha que los involucrados intentan «voltear» la causa.
El último caso es el del mega recital del Indio Solari en Olavarría, en el que murieron dos personas.

En esta causa ya se ha tomado declaración a todos las partes intervinientes, pero todavía no se avanza sobre los procesamientos correspondientes. Sin duda otro caso en el que habrá que esperar varios años para tener una resolución, como nos tiene acostumbrado la Justicia de nuestro país.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here